Ha desarrollado cuerpos de trabajo en pintura, grabado, arte sonoro y fotografía. También el proyecto de música e improvisaciones electroacústicas "Técnica Mixta" en espacios de artes visuales.

Según Pedro Donoso filósofo y curador :

"Alejandro Quiroga trabaja y construye su relato a partir del territorio y su recorrido. Hablando en diferentes medios y disciplinas ha tratado de mostrar un campo visual donde lo contemporáneo asume la historia y lo político en su transformación del hábitat natural. El análisis del progreso y desarrollo de las distintas formas de colonización del entorno pasa por el levantamiento de un régimen visual que logre domesticar la naturaleza hasta convertirla en un decorado. ¿Cómo habita lo humano en una visualidad alimentada por la fotografía, la cultura popular, la música rock, el cine y la historia del arte? En su trabajo, AQ nos habla de un lugar tipo, un lugar que sirve para describir todos los lugares que se asemejan entre si, un espacio a medio camino entre la postal y el recuerdo, entre la tecnología y la memoria, entre su representación y su completo olvido.

 

El trabajo se levanta a partir de un cúmulo de referentes visuales provenientes de la fotografía que nos permiten una cercanía que revela la distancia. Hablamos de la “melancolía de la imagen”. Hemos estado en tantos lugares que sólo la imperfección del olvido nos permite ordenar nuestras memorias de manera que parezcan algo real, un lugar. Vemos un campo a la pasada. Caminamos por un bosque y llegamos a un claro entre los árboles donde se levanta una casa. Es un lugar nuevo, es un lugar viejo: no lo conocemos pero lo reconocemos. Una experiencia visual acumulada donde la memoria y la proyección son equivalentes."

Según la curadora Kimberlee Cole : ( Español / Inglés )

"Alejandro Quiroga, pintor chileno del paisaje contemporáneo, expande la noción de territorio desde un cuerpo geográfico hasta el más amplio concepto de campos de pensamiento. Su trabajo evoca lugares físicos, imaginario personal, terrenos metafóricos y ambientes sociales, todo al mismo tiempo.

 

Hay una inmediata sensación de reconocimiento a las no celebradas regiones y vistas en estos paisajes, las cuales hablan a la vez de topografía y la experiencia cultural de Chile. Hay una poderosa reverencia, una conexión muy personal, y una súplica constante hacia una responsabilidad medioambiental.

 

Aquí somos confrontados a lo prístino, a la tierra intacta, con el suelo en que se ha construido. El mapeo físico y metafórico que el artista realiza del territorio chileno provoca al espectador con temas profundos en la medida que impone una obligación ética a considerar el efecto de la actividad humana, el progreso económico, los desastres naturales, a la vez que celebra la tierra.

 

Visualmente, Quiroga explota las condiciones áridas que permiten ver largas distancias a la afilada luz, mientras que en otros momentos el primer plano deliberadamente borroso, se cubre con una fina veladura, creando un resplandor inquietante. El trabajo es a menudo abstraído como resultado del movimiento: inspirado por una fotografía instantánea desde un auto, la difusa imagen de una cámara en movimiento. Sin embargo, estos paisajes no son fugaces, sino llenos de una presencia deliberada y decidida. Hay oscuridad, nostalgia y fragilidad. Los negros árboles carbonizados y las costas desiertas dan lugar a ráfagas de luz, color, hojas de primavera, árboles florecientes, una casa de aves; proporcionando consuelo, y en última instancia, esperanza."

____________________________________________________________________________________________

"Alejandro Quiroga, contemporary landscape painter,expands the notion of territory from a geographic body to the broader concept of thought fields. His works evoke physical places, personal imaginings, metaphorical terrains and social environments, all at once.

 

There is an immediate sense of recognizing the uncelebrated regions and vistas in these landscapes, which speak of both the topography and cultural experience of Chile.  There is a powerful reverence, a personal connection, and a steady plea for environmental responsibility.  We are confronted with the pristine, untouched land contrasting with the surrounding constructed ground. The artist’s physical and metaphorical mapping of the Chilean terrain provoke the viewer with profound issues, as it imposes an ethical obligation to consider the effect of human activity, economic progress, and natural disasters, while celebrating the land. 

 

Visually, Quiroga exploits the arid conditions that allow long distances to be seen in sharp light, while at other times the hazed foreground is covered in thin wash, creating an unsettling afterglow.  The work is often abstracted as a result of movement: inspired by a snapshot from a car, the blurred motion of a moving camera. And yet these landscapes are not fleeting, but filled with a deliberate, purposeful presence.  There is darkness, nostalgia, and fragility.  The black charred trees and deserted coastlines give way to bursts of light, color, spring leaves, blooming trees, a birdhouse; providing solace, and ultimately hope."

 

 

Kimberlee Cole, curator

    Performance en el MAVI, PAISAJE, Foto: Josefina López

    Performance solitario durante la muestra Paisaje.